Hola soy el Dr Garcia su medico de la clinica de adelgazamiento de la calle Maisonnave.

Durante este mes de septiembre de 2019 ofrecemos a todos nuestros pacientes la posibilidad de adquirir:

-Un bono de CUATRO CONSULTAS al precio de 75€, con un ahorro de 15€.

-Un bono de OCHO CONSULTAS a 145€, con un ahorro de 20€.

Interesados en adquirir el bono pueden contactarnos a través del correo pedrojgar@hotmail.com o a los números de teléfono:

635 98 41 05   // 965 984684

Consultas: 

Alicante : Maisonnave 36 – piso 2.   Policlínica Maisonnave.
Novelda : Cervantes 23 Clínica Novelda salud.

 

USEMOS EL SENTIDO COMÚN: COMPRUEBA LAS COSAS POR TÍ MISM@ 1- ¿SOMOS LO QUE COMEMOS?¡MENUDA ESTUPIDEZ!

 

Health food for fitness concept with fresh fruit, vegetables, pulses, herbs, spices, nuts, grains and pulses. High in anthocyanins, antioxidants,smart carbohydrates, omega 3 fatty acids, minerals and vitamins.

Aquí tenemos un ejemplo de una afirmación repetida constantemente, y que, sin embargo, no resiste el más mínimo análisis basado en la razón y la observación, observación y análisis que cualquiera puede llevar a cabo.

Algunas afirmaciones se han vuelto tan populares debido a que las oímos frecuentemente en los medios de comunicación, que las aceptamos sin pararnos a reflexionar si tienen sentido o no. Una de estas frases lapidarias es: “Eres lo que comes”. Ha sido repetida hasta la saciedad, por expertos y profanos, incluso existe algún libro con ese título, y, aparentemente, existe un acuerdo general sobre su veracidad.

Usando un mínimo de sentido común y de capacidad de observación, podemos comprobar que es una soberana estupidez. ¿De verdad, puede creer alguien que si como lo mismo que Rafa Nadal seré como Rafa Nadal? ¿En serio pretenden que nos traguemos que si nuestra alimentación es la misma que la de Stephen Hawking seremos igual que él?. Según ese criterio si usted come como Hitler se convertirá en Hitler, con bigote y todo.

“Perdone, pero no se pase de listo, cuando decimos que somos lo que comemos, queremos decir que nuestro cuerpo se hace a partir de lo que comemos y que nuestro cuerpo es lo que comemos. No nos referíamos a la personalidad ni a la inteligencia ni a la bondad de cada uno.”

Muy bien, veamos si eso tiene sentido: de ser cierto, si me alimento como Pau Gasol o Arnold Schwarzeneger, tendré un cuerpo como el suyo.

Obviamente, no va a suceder así. Porque ni siquiera nuestro cuerpo se construye solamente en base a lo que comemos. Aunque me alimente como ellos no voy a tener los músculos de Arnold ni la estatura de Gasol. Porque la actividad y el reposo van a construir también la forma del cuerpo. Pero, incluso, aunque comamos como ellos, haga el mismo tipo y cantidad de ejercicio y descansemos igual que esos famosos atletas, no voy a conseguir un físico exactamente igual.

Porque nuestra genética es diferente, y debido a ello, nuestra estatura, nuestro color de pelo o la capacidad para desarrollar los músculos es distinta.

Todavía es posible añadir un factor más a la hora de edificar nuestra estructura corporal: la vida psicológica y emocional va a tener un cierto grado de influencia en las funciones biológicas. Cuestiones como la tensión arterial, la fabricación de hormonas y el sistema inmune, va a ser afectadas, positiva o negativamente, por sus niveles de estrés o bienestar psíquico, lo que influirá en su metabolismo.

Así que, por el mismo motivo, la dieta que hace tu vecino, que le ha ido estupendamente a él, es posible que a ti no te funcione. Y lo mismo puede decirse del ejercicio o los medicamentos de los vecinos. Y si tienes exceso de peso y decides adelgazar, sería un error creer que con sólo hacer dieta será suficiente. Toda tu personalidad, tu forma de ser, deberá cambiar en consonancia.