dieta pedro garcia arteagoitia

Es curioso que nadie se de cuenta de las contradicciones en que caen algun@s de l@s llamad@s expert@s. Por un lado, dicen que las dietas son inútiles, que no funcionan en absoluto; todo lo contrario, son una de las causas de que la gente engorde porque producen hambre y hacen que el metabolismo sea más bajo. A renglón seguido, y para demostrar su afirmación, relatan cómo han conocido a cientos o miles de personas que tras perder el peso que les sobraba haciendo dieta (¿pero no decía hace un momento que las dietas no funcionaban?) luego han vuelto a recuperar el peso perdido, incluso más, tras dejar la dieta. La conclusión que extraen de todo ello es: “la dieta no funciona”.

Pero eso no tiene ninguna lógica: si adelgazaron haciendo la dieta y engordaron al abandonarla, la única conclusión lógica, racional y empírica que puede deducirse de esos datos es: la dieta funciona, lo que no funciona es abandonarla.

Esto es obvio y la gente no es tonta: hacen dieta porque saben que les funciona, saben que cuando la hacían adelgazaban. El problema es que no se puede pretender seguir a dieta toda la vida, y por otra parte muchas dietas pueden funcionar para adelgazar, pero producen irritación e insatisfacción. Así que el problema es más complejo. Por lo tanto una afirmación lógica sería: las dietas funcionan para adelgazar, pero hace falta algo más para no volver a engordar. Veremos ese algo más en próximos artículos.